3 książki za 35 oszczędź od 50%

Tiempo muerto

Tekst
Z serii: Myron Bolitar #3
0
Recenzje
Przeczytaj fragment
Oznacz jako przeczytane
Czcionka:Mniejsze АаWiększe Aa

—Consideremos el aspecto positivo —dijo irguiéndose—. Es posible que tu puesto provisional en los Dragons pase a ser permanente.

4

No encontraron ningún cadáver. Sólo sangre.

Win utilizó las bolsas para envolver bocadillos que había encontrado en la cocina para recoger muestras. Diez minutos más tarde abandonaron el lugar, dejando la cerradura de la puerta principal como la habían encontrado. Un Oldsmobile Delta del 88 pasó de largo. Dos hombres iban sentados delante. Win asintió.

—Es la segunda vez —dijo Myron.

—No, la tercera —lo corrigió Win—. Los vi cuando llegué.

—No parecen muy expertos en el tema —apuntó Myron.

—No —concedió Win.

—¿Te encargarás de investigar la matrícula?

Win asintió.

—También investigaré la cuenta bancaria de Greg y los movimientos de la tarjeta de crédito. —Abrió la puerta del Jaguar—. Me pondré en contacto contigo cuando haya descubierto algo. Como mucho serán un par de horas.

—¿Vuelves a la oficina?

—Antes tengo clase con el maestro Kwon.

El maestro Kwon era el instructor de tae kwon do de ambos. Los dos eran cinturón negro; Myron había alcanzado la categoría de segundo dan y Win la de sexto, lo cual lo convertía en uno de los mejores hombres de raza blanca del mundo en este tipo de lucha. Win era el mejor experto en artes marciales que Myron había conocido. Estudiaba diferentes tipos de artes, entre ellas jujitsu, kung-fu y jeetkundo. Era verdaderamente contradictorio. La primera impresión que daba era la de ser medio maricón. En realidad, era un luchador que causaba estragos. Por mucho que aparentase ser un tipo normal, bien adaptado, era cualquier cosa menos eso.

—¿Qué vas a hacer esta noche? —le preguntó Myron.

Win se encogió de hombros.

—No lo sé.

—Puedo conseguirte una entrada para el partido —dijo Myron.

Win no contestó.

—¿Quieres ir?

—No —respondió Win. A continuación se sentó al volante, puso en marcha el motor y salió disparado con un chirriar de neumáticos. Myron lo vio alejarse; no dejaba de sorprenderle la agresividad de su amigo. De todos modos, para parafrasear una de las cuatro preguntas de la pascua judía, ¿por qué iba a ser ese día diferente de cualquier otro?

Consultó su reloj. Aún le quedaban unas cuantas horas antes de la conferencia de prensa. El tiempo suficiente para pasarse por la oficina y comentarle a Esperanza su repentino cambio de profesión. El que hubiera sido contratado para jugar con los Dragons iba a afectarla más que cualquier otra cosa.

Tomó la carretera 4 hasta el puente George Washington. No había colas en los peajes. Era una viva demostración de que Dios existía. Sin embargo, el Henry Hudson estaba colapsado. Se desvió cerca del Columbia Presbyterian Medical Center para acceder a Riverside Drive. Los chicos de la escobilla de goma, los sin techo que te «limpiaban» el parabrisas con una mezcla de grasa, salsa de tabasco y orina, a partes iguales, ya no estaban apostados en el semáforo. Por obra y gracia del alcalde Giuliani, conjeturó Myron. Habían sido sustituidos por hispanos que vendían flores y algo que parecían tiras de papel. Preguntó en una ocasión qué era, y le contestaron en español. Myron creyó entender que el papel olía bien y perfumaba la casa. Tal vez fuese el popurrí que olió en casa de Greg.

Riverside Drive estaba relativamente despejada. Myron llegó al aparcamiento de la calle Cuarenta y seis y le arrojó las llaves a Mario. Mario nunca aparcaba el Ford Taurus en batería junto al Rolls, el Mercedes y el Jaguar de Win. De hecho, se las arreglaba para encontrar un sitio adecuado debajo de lo que parecía haber sido un nido de palomas extraviadas. Se trataba de un claro caso de discriminación automovilística. Era una acción de muy mal gusto, pero ¿dónde estaban los grupos de apoyo?

El edificio de Lock-Horne Securities estaba en la confluencia de Park Avenue con la Cuarenta y seis, perpendicular al edificio Helmsley, un barrio de lujo. La calle bullía debido a la actividad de las altas finanzas. Varias limusinas estaban aparcadas en doble fila delante del edificio. La horrorosa escultura moderna que recordaba los intestinos de una persona se alzaba en su lugar habitual. Hombres y mujeres vestidos de ejecutivo estaban sentados en los escalones; devoraban bocadillos a excesiva velocidad, sumidos en sus pensamientos. La mayoría hablaban con ellos mismos, ensayaban una entrevista vespertina importante o rememoraban una equivocación cometida esa misma mañana. La gente que trabajaba en Manhattan había aprendido a rodearse de otras personas, pero en la soledad más absoluta.

Myron entró en el vestíbulo y pulsó el botón del ascensor. Saludó con un movimiento de cabeza a las azafatas de Lock-Horne, conocidas por todo el mundo como «las geishas». Eran aspirantes a modelo o a actriz, o a ambas cosas, y habían sido contratadas para acompañar a los peces gordos a las oficinas de Lock-Horne Securities y hacer gala de su atractivo. Win había sugerido la idea después de regresar de un viaje por el Lejano Oriente. Myron creía que se trataba de una acción descaradamente machista, pero aún no había descubierto en qué sentido.

Esperanza Diaz, su apreciada socia, lo recibió en la puerta.

—¿Dónde coño estabas? —preguntó.

—Hemos de hablar —dijo Myron.

—Más tarde. Tienes un millón de mensajes.

Esperanza llevaba una blusa blanca, lo cual producía un contraste demoledor con su cabello oscuro, sus ojos negros y aquella piel morena que brillaba como la luz de la luna sobre el Mediterráneo. A Esperanza la había descubierto un profesional de la moda cuando tenía diecisiete años, pero su carrera se torció y acabó triunfando en el mundo de la lucha libre profesional. Sí, la lucha libre profesional. Se hizo famosa con el sobrenombre de Pequeña Pocahontas, la valiente princesa india, la joya de las Fabulosas Damas de la Lucha Libre (FDLL). Su indumentaria consistía en un bikini de ante, y siempre interpretaba el papel de chica buena en la obra moralizante que era la lucha libre profesional. Era joven, menuda, de cuerpo bien formado, hermosa y lo bastante morena para pasar por india. Los antecedentes raciales eran irrelevantes para la FDLL. El auténtico nombre de la Esposa de Sadam Husein, la malvada muchacha del harén cubierta con un velo negro, era Shari Weinberg.

El teléfono sonó. Esperanza descolgó el auricular.

—MB SportsReps. Espere un momento, acaba de llegar. —Desvió la vista hacia Myron—. Es Perry McKinley. Es la tercera vez que llama hoy.

—¿Qué quiere?

Esperanza se encogió de hombros.

—A ciertas personas no les gusta tratar con subordinados.

—Tú no eres una subordinada.

Ella lo miró con rostro inexpresivo.

—¿Vas a hablar con él o no?

Ser un representante de deportistas era como ser un entorno multiusos (en el sentido informático de la expresión), con la capacidad de realizar una amplia variedad de servicios tan sólo con apretar un botón. Abarcaba más que la simple gestión negociadora. Los agentes, en teoría, tenían que estar preparados para ser contables, consejeros financieros, agentes de la propiedad inmobiliaria, terapeutas, asesores de imagen, agentes de viajes, consejeros familiares, consejeros matrimoniales, chóferes, chicos de los recados, mediadores con los padres, lacayos, lameculos y un largo etcétera. Si uno no estaba dispuesto a hacer todo eso por el cliente, ya lo haría otro.

La única forma de competir era contar con un equipo, y Myron se sentía satisfecho de haber reunido uno muy eficaz, aunque pequeño. Win, por ejemplo, se ocupaba de las finanzas de todos los clientes de Myron. Había comprado acciones para cada uno, se entrevistaba con ellos cinco veces al año, como mínimo, les explicaba con pelos y señales qué estaban haciendo con su dinero y por qué. La colaboración de Win hizo que el prestigio de Myron aumentase. Win era casi una leyenda por sus logros económicos. Su reputación era impecable (al menos en el mundo de las finanzas), y nadie superaba su historial de éxitos. Proporcionó a Myron una credibilidad instantánea en un negocio en el que ésta no era precisamente moneda corriente.

Myron era el experto en leyes; Win era el experto en administración de empresas. Esperanza era la factótum, el camaleón infatigable que sustentaba el conjunto. Y el conjunto funcionaba.

—Tenemos que hablar —insistió Myron.

—Pues hablaremos —dijo Esperanza, como sin dar importancia a su petición—. Primero, responde a esa llamada.

Myron entró en la oficina, que tenía una espléndida vista a Park Avenue. En una pared había carteles de musicales de Broadway; en otra, retratos de los personajes favoritos de Myron: los hermanos Marx, Woody Allen, Alfred Hitchcock y otros clásicos. En una tercera pared había fotografías de los clientes de Myron. No había tantas como éste habría deseado. Se preguntó qué tal quedaría la foto de un jugador de la NBA en el centro.

Bien, concluyó. Muy bien.

Levantó el auricular.

—Hola, Perry.

—Joder, Myron, me he pasado todo el día intentando localizarte.

—Bien, Perry, ¿y tú cómo estás?

—Oye, no quiero parecer impaciente, pero esto es importante. ¿Sabes algo de lo de mi barco?

Perry McKinley era jugador profesional de golf. Había hecho algo de dinero; aunque no era muy famoso, los aficionados sabían quién era. A Perry le encantaba navegar y se le había antojado un nuevo velero.

—Sí, tengo algo —respondió Myron.

—¿Qué compañía?

—La Prince.

Perry no pareció muy impresionado.

—Sus barcos son correctos —masculló—. Nada espectacular.

 

—Aceptarán tu barco viejo a cambio. Tendrás que hacer cinco apariciones en público.

—¿Cinco?

—Sí.

—¿Por un Prince de seis metros de eslora? Es demasiado.

—Al principio exigían diez, pero tú eliges.

Perry reflexionó un instante.

—De acuerdo; pero antes quiero ver el barco para saber si me gusta. Mide seis metros, ¿verdad?

—Eso me han dicho.

—Bien, de acuerdo. Gracias, Myron. Eres el mejor.

Colgaron. El regateo: un componente imprescindible en el entorno multiusos de un agente. Nadie soltaba un centavo por nada en aquel negocio. Un favor exigía otro favor en compensación. ¿Quieres una camisa? Úsala en público. ¿Quieres un coche gratis? Estrecha unas cuantas manos mientras te exhibes en él. Las grandes estrellas del deporte podían exigir ingentes cantidades a cambio de su respaldo. Los deportistas menos conocidos se lanzaban ávidamente sobre las sobras.

Myron contempló la montaña de mensajes y sacudió la cabeza. ¿Cómo demonios iba a conseguir jugar con los Dragons y, al mismo tiempo, mantener a flote MB SportsReps?

Llamó por el interfono a Esperanza.

—Ven, por favor —le pidió.

—Estoy en mitad de...

—Ahora.

—Joder, eres un hijo de puta machista.

—No me agobies.

—Huy, qué miedo; será mejor que lo deje todo y te obedezca de inmediato. —Esperanza colgó el auricular y entró como una exhalación, fingiendo estar aterrorizada y sin aliento—. ¿He llegado a tiempo?

—Sí.

—¿Qué pasa?

Myron se lo contó. Cuando le dijo que iba a jugar con los Dragons, se sorprendió al comprobar que no despertaba la menor reacción en ella. Qué raro. Primero Win, y ahora Esperanza. Ambos eran sus amigos más íntimos y aprovechaban cualquier oportunidad para meterse con él. No obstante, ninguno de los dos se había aprovechado de la evidente ventaja. El silencio sobre el tema de su regreso a las competiciones deportivas empezaba a ponerlo nervioso.

—A tus clientes no les va a gustar —comentó Esperanza.

—Di mejor a nuestros clientes —la corrigió Myron.

Esperanza hizo una mueca.

—¿Ser paternalista te tranquiliza más?

Myron hizo caso omiso del comentario.

—Tenemos que encontrarle el lado positivo —señaló.

—¿Cómo cuál?

—No estoy seguro. —Myron se retrepó en su sillón—. Podemos alegar que la publicidad que se le dará los beneficiará.

—¿En qué?

—Primero, me permitirá establecer nuevos contactos. —Las ideas acudían a la mente de Myron mientras hablaba—. Segundo, conoceré mejor a los patrocinadores, sabré más acerca de ellos. Más gente oirá hablar de mí e, indirectamente, de mis clientes.

Esperanza resopló.

—¿Crees que colará?

—¿Por qué no?

—Porque es una estupidez. «Indirectamente, de mis clientes.» Vaya tontería.

Tenía razón.

—¿A qué viene tanto alboroto? —le preguntó Myron—. El baloncesto sólo me quitará un par de horas al día. Estaré aquí el resto del tiempo. Llevaré a todas partes el móvil. Además no duraré mucho en el equipo.

Esperanza lo miró con escepticismo.

—¿Qué pasa? —inquirió Myron, y al ver que ella sacudía la cabeza, añadió—: No, quiero saberlo. ¿Qué pasa?

—Nada —le respondió Esperanza. Lo miró a los ojos, con las manos enlazadas sobre el regazo—. ¿Qué dice la zorra sobre todo esto? —preguntó con dulzura.

Era su forma de referirse a Jessica.

—¿Quieres hacer el favor de dejar de llamarla así?

Ella lo miró como si dijese: «No tengo ganas de discutir». En una época muy, muy lejana, Jessica y Esperanza se habían tolerado mutuamente, pero poco después, aquélla se largó y ésta fue testigo directo del estado en que había quedado Myron. Algunas personas aprenden a superar cualquier tipo de resentimiento. Esperanza, en cambio, los interiorizaba. Le daba igual que Jessica hubiera regresado.

—¿Qué opina? —insistió Esperanza.

—¿Sobre qué?

—Sobre las perspectivas de paz en Oriente Medio —le espetó Esperanza—. ¿A qué crees que me refiero? Vas a jugar otra vez.

—No lo sé. Aún no hemos tenido oportunidad de hablar de ello. ¿Por qué lo dices?

Esperanza volvió a sacudir la cabeza.

—Vamos a necesitar a alguien aquí —dijo, y dio por concluida la discusión—. Alguien que conteste a las llamadas, que se encargue del ordenador..., esa clase de cosas.

—¿Se te ocurre alguien?

Esperanza asintió.

—Cyndi —repuso.

Myron palideció.

—¿Te refieres a la Cyndi en que estoy pensando?

—Podría contestar al teléfono, hacer recados. Es muy trabajadora y eficiente.

—Ah, pero sabe hablar —ironizó Myron. Big Cyndi había sido compañera de Esperanza en el equipo de lucha libre bajo el sobrenombre de la Gran Jefa.

—Obedecerá órdenes. Hará el trabajo sucio. No es ambiciosa.

Myron reprimió una exclamación ahogada.

—¿No está trabajando de guardia de seguridad en un local de strip-tease?

—No es un local de strip-tease. Es un bar de sadomasoquistas.

—Perdón —dijo Myron.

—Y ahora trabaja en la barra.

—¿La han ascendido?

—Sí.

—Bien, me sabría muy mal frustrar su brillante carrera si le pido que venga a trabajar aquí.

—No seas gilipollas —le espetó Esperanza—. Trabaja en el bar por las noches.

—Vaya —dijo Myron—. ¿El local no convoca a ingentes multitudes?

—Conozco a Cyndi. Sé que lo hará bien.

—La gente se asustará —señaló Myron—. ¡Si me asusta a mí!

—Se quedará en la sala de reuniones. Nadie la verá.

—No lo sé.

Esperanza se levantó.

—Bien, pues encuentra a alguien. Tú eres el jefe, el cerebro. Yo sólo soy una secretaria de mierda. Jamás osaría cuestionar tu forma de tratar a nuestros clientes.

Myron sacudió la cabeza.

—Eso ha sido un golpe bajo —dijo. Se inclinó hacia delante, con los codos sobre el escritorio y las manos bajo el mentón—. De acuerdo —añadió, y dejó escapar un profundo suspiro—. Le daremos una oportunidad.

Myron aguardó. Esperanza le devolvió la mirada.

—¿Es ahora cuando debo dar saltitos y mostrarme infinitamente agradecida? —dijo por fin.

—No, ahora es cuando me largo. —Myron consultó su reloj—. Tengo que hablar con Clip acerca de unas manchas de sangre antes de la conferencia de prensa.

—Que te diviertas. —Esperanza se encaminó hacia la puerta.

—Aguarda un momento —dijo Myron—. ¿Tienes clase esta noche?

Esperanza cursaba estudios nocturnos en la Facultad de Derecho de Nueva York.

—No —respondió ella, volviéndose.

—¿Quieres ir al partido? —Myron carraspeó—. Puedes..., no sé, traer a Lucy, si quieres.

Lucy era la pareja actual de Esperanza. Antes de enrollarse con ella, Lucy había estado saliendo con un hombre llamado Max. Sus preferencias sexuales parecían no estar del todo definidas.

—Hemos roto —anunció Esperanza.

—Vaya, lo siento. —Myron parecía desconcertado—. ¿Cuándo?

—La semana pasada.

—No me dijiste nada.

—Tal vez porque no era asunto tuyo.

Myron asintió. Tenía toda la razón.

—Bien, pues tráete a una, eh, nueva amiga, si quieres. O ven sola. Jugamos contra los Celtics.

—No me apetece.

—¿Estás segura?

Esperanza asintió de nuevo y salió del despacho. Myron se puso la chaqueta y bajó al aparcamiento, donde Mario le arrojó las llaves sin levantar la vista. Tomó el túnel Lincoln y salió a la carretera 3. Pasó por delante de una enorme y popular tienda de productos electrónicos llamada Tops. El letrero consistía en una gigantesca nariz sobre una leyenda que rezaba: «Tops está justo debajo de sus narices». Real como la vida misma. Lo único que se echaba de menos eran unos pelos gigantescos asomando por las fosas nasales. Estaba a unos dos kilómetros de Meadowlands cuando el teléfono del coche sonó.

—He conseguido algunos datos —dijo Win.

—Adelante.

—Durante los últimos cinco días no se ha producido el menor movimiento en las cuentas bancarias y en las tarjetas de crédito de Greg Downing.

—¿Nada?

—Nada.

—¿Algún reintegro en metálico?

—Ninguno en los últimos cinco días.

—¿Y antes? Tal vez sacó un montón de dinero antes de esfumarse.

—Estamos trabajando en ello. Aún no lo sé.

Myron cogió la salida de Meadowlands. Reflexionó sobre lo que todo aquello significaba. No era gran cosa, por el momento, pero aun así las noticias no parecían buenas. Nada resultaba muy prometedor: ni la sangre en el sótano, ni que Greg hubiese desaparecido, ni que sus cuentas bancarias no presentasen movimiento alguno.

—¿Algo más? —preguntó.

Win vaciló.

—Puede que no tarde mucho en saber dónde tomó esa copa el bueno de Greg con la hermosa Carla.

—¿Dónde?

—Después del partido. Para entonces, habré averiguado algo más.

5

—El deporte es una forma de folclore —dijo Clip Arnstein en la sala llena de periodistas—. Lo que estimula nuestra imaginación no es sólo la victoria y la derrota, sino las historias. Las historias de perseverancia. Las historias de fuerza de voluntad. Las historias de trabajo duro. Las historias que parten el corazón. Las historias de milagros. Las historias de triunfo y tragedia. Las historias de regresos.

Clip miró a Myron, con los ojos humedecidos apropiadamente para la ocasión y su mejor sonrisa paternal. Myron reprimió un intenso deseo de esconderse bajo la mesa ante la que estaba sentado.

Después de una pausa premeditada, Clip se volvió hacia el público. Los periodistas guardaron silencio. Algunos flashes destellaron. Clip tragó saliva varias veces, como si hiciera acopio de fuerzas para continuar. Alzó sus ojos humedecidos hacia el público.

«Un poco melodramático —pensó Myron—, pero una estupenda interpretación, pese a todo.»

La conferencia de prensa estaba más concurrida de lo que Myron había supuesto. No había ni un asiento libre y muchos periodistas estaban de pie. Debía de ser un día de pocas noticias importantes. Clip se tomó su tiempo para recuperar la compostura, que en apariencia había perdido.

—Hace algo más de una década contraté a un jugador excepcional —prosiguió—, un jugador al que creía destinado a triunfar. Era excelente en los saltos, poseía un sentido intuitivo de la estrategia de juego, una voluntad tenaz de superación y, sobre todo, se trataba de un ser humano maravilloso. Todos sabemos qué le ocurrió a Myron Bolitar aquella fatídica noche en Landover, Maryland. No es mi intención escarbar en el pasado, pero como ya he dicho al principio de esta conferencia de prensa, el deporte es folclore. Hoy los Dragons conceden a ese joven la oportunidad de tejer su propia leyenda deportiva. Hoy los Dragons permiten a ese joven la posibilidad de poseer de nuevo lo que le fue arrebatado de forma cruel hace tantos años.

Myron notó que se ruborizaba y, a fin de apartar la mirada de los periodistas, la fijó en un lunar de la mejilla de Clip, con tal intensidad que su vista empezó a nublarse, afortunadamente.

—No será fácil, Myron —añadió Clip, hablándole directamente. A Myron se le hacía imposible mirarlo a los ojos—. No te hemos hecho promesas. No sé qué pasará a partir de este momento. No sé si esto será la culminación de tu historia o el inicio de un nuevo capítulo, pero aquellos que amamos el deporte debemos mantener encendida la llama de la esperanza. Es propio de nuestra naturaleza. Es propio de la naturaleza de todos los verdaderos combatientes y aficionados. —Hizo una pausa tras quebrársele la voz, y prosiguió—: Ésta es la realidad. He de recordártelo, Myron, aunque no me guste. Te doy la bienvenida al equipo en nombre de los New Jersey Dragons, a ti, un hombre con clase y valentía. Te deseamos lo mejor. Sabemos que, pase lo que pase en la pista, honrarás a este club.

Guardó silencio, apretó los labios y musitó un «gracias». Después extendió la mano hacia Myron, que se dispuso a interpretar su papel. Se levantó para estrechar la mano de Clip. No obstante, éste tenía otras ideas. Rodeó a Myron con los brazos y lo atrajo hacia sí. Los flashes destellaron como luces estroboscópicas de discoteca. Cuando Clip lo soltó por fin, se secó los ojos con dos dedos. Joder, el tipo hubiera podido competir con Al Pacino. Luego lo condujo hacia el estrado.

 

—¿Qué se siente al volver? —preguntó a voz en cuello un periodista.

—Miedo —contestó Myron.

—¿Cree que posee el nivel necesario para jugar en la NBA?

—No, la verdad es que no.

La sinceridad de la respuesta hizo que todos enmudeciesen. Pero sólo por un segundo. Clip rió y los presentes lo imitaron. Quizás imaginaba que se trataba de una broma. Myron no se tomó la molestia de desengañarlos.

—¿Cree que aún es capaz de meter triples? —inquirió otro.

Myron asintió.

—Creo que aún soy capaz —repuso—. Pero no estoy seguro de que lo consiga.

Más carcajadas.

—¿Por qué regresa después de tanto tiempo, Myron? ¿Qué fue lo que le convenció para volver justo ahora?

—La Hermandad de los Clarividentes.

Clip se puso en pie y atajó otras preguntas con una mano alzada.

—Lo siento, amigos, pero esto ha sido todo por ahora. Myron debe prepararse para el partido de esta noche.

Myron siguió a Clip hasta la oficina de éste. Calvin ya había llegado. Clip cerró la puerta.

—¿Qué pasa? —preguntó antes de sentarse.

Myron le habló de la sangre en el sótano. Clip palideció. Los dedos del Témpano se crisparon sobre el respaldo de la silla.

—¿Qué es lo que intentas decirme? —preguntó con aspereza Clip.

—¿Que qué intento decirle? Pues me parece clarísimo.

Clip se encogió de hombros.

—No lo entiendo.

—No hay nada que entender. Greg ha desaparecido. Nadie sabe nada de él desde hace cinco días. No ha sacado dinero del banco ni utilizado su tarjeta de crédito. Y, se lo repito, hemos descubierto sangre en el sótano de su casa.

—En el cuarto de jugar de los niños, ¿verdad? Es lo que dijiste antes. En el cuarto de jugar de los niños.

Myron asintió.

Clip dirigió una mirada inquisitiva a Calvin y alzó las manos con las palmas hacia arriba.

—¿Qué mierda significa eso?

—No estoy seguro.

—No significará alguna clase de juego sucio, ¿verdad? —preguntó Clip—. Piénsalo, Myron. Supongamos que Greg fue asesinado. Entonces ¿dónde está su cadáver? ¿Se lo llevó su asesino o asesinos? ¿Qué crees que pasó allí? ¿Los asesinos sorprendieron a Greg o qué? ¿Estaba solo? ¿En el cuarto de jugar de los críos, donde, debo suponer, Greg jugaba con sus muñequitas? ¿Lo mataron allí y lo arrastraron fuera de la casa sin dejar manchas de sangre, excepto en el sótano? —Clip abrió los brazos—. ¿Dónde está la lógica de todo esto?

La puesta en escena también había intrigado a Myron. Dirigió una mirada furtiva a Calvin, que parecía sumido en sus pensamientos.

—Podría haber pasado —añadió Clip, poniéndose de pie—, que uno de los hijos de Greg se cortase mientras jugaba...

—Pues debió de ser un corte muy grande —señaló Myron.

—O se dio un golpe en la nariz. Las narices sangran mucho. Eso mismo; podría tratarse de una simple hemorragia nasal.

Myron asintió.

—O quizá pasaban el rato matando pollos —le dijo—. También podría ser eso, ¿no?

—Menos sarcasmos, Myron.

Myron esperó un momento. Miró a Calvin; luego a Clip, y dijo:

—Usted me ha contratado para encontrar a Greg. Estoy siguiendo una buena pista. Sin embargo, no quiere ni oír hablar de ella.

—Si insinúas que no quiero oír que Greg está metido en líos...

—No, no insinúo eso. Usted tiene miedo de algo, y no es sólo de que Greg pueda estar metido en líos. Me gustaría saber qué es.

Clip miró a Calvin. Éste asintió de forma casi imperceptible. Clip volvió a sentarse. Tamborileó con los dedos sobre la mesa. El reloj de pie del rincón hizo tictac, como un eco de pega.

—Ten por seguro que sólo estamos preocupados por Greg. De veras.

—Ya.

—¿Sabes qué es una OPA, una oferta pública de adquisición de acciones?

—Estaba vivo en los ochenta —dijo Myron—. De hecho, alguien comentó el otro día que yo era un tipo muy de los ochenta.

—Bien, estoy padeciendo una ahora, y bien hostil, por cierto.

—Pensaba que era el accionista mayoritario.

Clip negó con la cabeza.

—Sólo poseo el cuarenta por ciento —repuso—. Ningún otro accionista tiene más del quince por ciento. Un par de accionistas minoritarios se han unido para intentar echarme. —Apoyó los puños sobre el escritorio como si fueran dos pisapapeles—. Dicen que pienso demasiado en el baloncesto y muy poco en los negocios. Sólo debería ocuparme de tratar con los jugadores y de las relaciones públicas. Votan dentro de dos días.

—¿Y qué?

—En este momento, la votación está muy reñida. Si se produjese un escándalo, estaría acabado.

Myron miró a los dos hombres y aguardó unos segundos.

—Me está pidiendo que calle lo que sé —dijo al fin.

—No, no, por supuesto que no —protestó Clip—. No estoy pidiéndote eso, te lo aseguro. Sencillamente no quiero que la prensa monte un escándalo por algo que quizá no sea nada. No puedo permitir que algo desagradable salga a la luz en este preciso momento.

—¿Desagradable?

—Exacto.

—¿Por ejemplo?

—Que me condenen si lo sé.

—Pero Greg podría estar muerto.

—Si ése es el caso, no viene de uno o dos días más, aunque te parezca muy egoísta por mi parte. Si a Greg le ha pasado algo, tiene que haber algún motivo.

—¿Un motivo?

Clip alzó las manos.

—No lo sé, joder. Desentierras a un muerto, o incluso a un hombre que ha estado un tiempo oculto, y empiezan a salir gusanos. ¿Sabes lo que quiero decir?

—No —repuso Myron.

—No puedo permitirme eso, Myron —prosiguió Clip—. Ahora no. Hasta después de la votación al menos.

—¿Me está diciendo que mantenga la boca cerrada? —preguntó Myron.

—En absoluto. Lo que no queremos es que cunda el pánico de forma innecesaria. Si Greg está muerto, tampoco le serviría de nada. Si ha desaparecido, está en tus manos la posibilidad de esquivar el acoso de los medios o salvarlo.

Myron aún no se lo había contado todo, pero decidió no insistir más, por el momento.

—¿Tiene idea de por qué alguien vigilaría la casa de Greg?

—¿La están vigilando? —preguntó Clip con expresión de estupor.

—Creo que sí.

Clip miró a Calvin.

—¿Calvin?

—Ni idea —respondió Calvin.

—Yo tampoco lo sé, Myron —dijo Clip—. ¿Y tú?

—Aún no. Una pregunta más: ¿tenía novia Greg?

Clip volvió a mirar a Calvin, que se encogió de hombros y contestó:

—Ligaba mucho, pero no creo que hubiera ninguna en especial.

—¿Conoces a alguna de las mujeres con las que estaba enrollado?

—Por el nombre no. La mayoría eran seguidoras: del equipo, ya sabes.

—¿Por qué? —preguntó Clip—. ¿Crees que se ha fugado con una tía?

—Ni idea —repuso Myron. Se puso de pie y añadió—: Será mejor que vaya al vestuario. El partido está a punto de comenzar.

—Espera.

Myron se detuvo.

—Por favor, Myron —le pidió Clip—. Ya sé que no lo parece, pero estoy muy preocupado por Greg. Quiero encontrarlo sano y salvo. —Tragó saliva. Las arrugas de su piel parecieron más pronunciadas. El rostro había adquirido un color enfermizo—. Si eres honesto y me aseguras que revelar lo que sabemos puede beneficiar a Greg, lo aceptaré. Cueste lo que cueste. Piénsalo. Quiero lo mejor para él. Lo aprecio mucho. Os aprecio a los dos. Sois unos hombres estupendos. Lo digo en serio. Os debo muchísimo.

Clip tenía los ojos arrasados en lágrimas. Myron no sabía muy bien qué hacer. Decidió asentir y no decir nada. Abrió la puerta y se marchó.

Cuando se acercaba al ascensor, oyó una voz ronca conocida.

—¡Pero si es el Chico Que Vuelve!

Myron miró a Audrey Wilson. Vestía su habitual indumentaria de reportera: chaqueta azul, jersey de cuello alto y lo que llamaban tejanos «lavados a la piedra». Su maquillaje era escaso o inexistente, y llevaba las uñas cortas y sin pintar. El único toque de color lo ponían sus zapatillas deportivas azul verdoso: unas Chuck Taylor Cons. Su aspecto no tenía nada de espectacular. No es que sus rasgos fuesen inapropiados, pero tampoco destacaba por nada; simplemente estaban ahí. Tenía una cabellera negra y abundante cortada al estilo paje, con flequillo.

—¿Detecto cierto aire cínico en tus palabras? —preguntó.

Audrey se encogió de hombros.

—No pensarás que me he tragado toda esa historia, ¿verdad?

—¿A qué te refieres?

—Tu repentino deseo de... —Audrey Wilson consultó sus notas—: «tejer tu propia leyenda en el tapiz esplendoroso del deporte». —Alzó la vista y sacudió la cabeza—. Ese Clip sí que tiene labia, ¿eh?